Banda Escolar

 

La banda escolar, que ofrece una educación musical y para la vida, ayuda a la formación integral del individuo, dada su excelente contribución a la educación intelectual y emocional. Como ya sabemos, la educación musical, ya sea en el aula o en las clases particulares de la banda de música son muy gratificadoras, facilitando las tareas cotidianas, ya que entre otras cosas aprendemos conscientemente a controlar la respiración, a mejorar el ritmo cardíaco, a mejorar la coordinación psicomotriz, a controlar el estrés al que se somete hoy día al niño, se estimula la digestión, se refuerza la memoria y el aprendizaje, se crea una sensación de seguridad y bienestar, se reduce la tensión muscular a base de controlar constantemente sus músculos.

El monitor puede aprovechar la dinámica de trabajo de estos alumnos y sus cualidades para encauzar sus intencionalidades educativas con respecto a los demás y a la acción educativa. Hay que fomentar la participación de los alumnos en las distintas manifestaciones artísticas y una de ellas puede ser la que ofrecen las bandas de música escolar. En el colegio, para que la enseñanza-aprendizaje siga los cauces en los que las nuevas metodologías se basan en la viabilidad del aprendizaje significativo, hay que basarse en las relaciones grupales y promulgar una forma de trabajo encauzada por el “constructivismo” asi se puede apoyar los procesos de enseñanza donde el alumno era un simple receptor de un conocimiento único impartido por el profesor que era el poseedor inequívoco del mismo.

Podemos concluir que la banda de música infantil o juvenil favorece el desarrollo de la Educación Musical en el aula y fuera de ella, y esta a su vez influye positivamente, donde el alumno, fuera del aula y complementándose con esta, puede desarrollarse como persona y artista, siendo la banda otra dimensión cultural en su vida.